Camino de Reparacea a NarbarteCamino de Reparacea a Narbarte
Bertizaranako udala

Palacio Raparacea

El Palacio Raparacea

Texto de navarrafilm.com

La casa palacio Reparacea cuyos primeros papeles datan del siglo XIV es un antiguo palacio navarro de los denominados de Cabo de Armería. En la actualidad presenta el aspecto de la gran restauración del siglo XVIII, cuando familiares de Jerónimo de Uztáriz, secretario de Hacienda del rey Felipe V, construyeron la fachada neoclásica que la caracteriza desde entonces. El palacio está situado a la orilla del río Bidasoa, junto a un bello puente románico, al borde el Parque Natural de Bértiz. Se llega a él por carretera, en un corto viaje desde Pamplona o desde San Sebastián por un bello recorrido de bosque a lo largo del cauce del río. La casa tiene en planta cerca de 500 m2. y un magnífico jardín de 9000 m2, arbolado al estilo inglés. 

Texto de navarra.es

El Palacio Reparacea fue construido a finales del siglo XVIII y está situado en un extremo del caserío hacia el interior junto al puente que atraviesa el río Bidasoa.

Este palacio se relaciona con el de Erratzu y el de Gastón de Iriarte de Irurita por su fisonomía, formada por dos torres extremas que se unen mediante un paramento de menor altura -tres niveles frente a los cuatro de las torres-. Al igual que los palacios baztaneses la fachada se encuentra enlucida, mostrando el sillar en los marcos de los vanos y a modo de cadenas en las esquinas.

El cuerpo inferior del paramento central acoge una portada de sabor ya neoclásico con dos columnas dóricas que sostienen un entablamento, flanqueadas por sendas pilastras cajeadas extremas. A ambos lados de la puerta se abren dos ventanas en cuyo antepecho resaltan placas recortadas. El segundo y tercer nivel repite el mismo esquema; dos balcones corridos de torre a torre sobre ménsulas de piedra y cinco vanos de arco rebajado, -como todos los que se abren en la fachada de este palacio- destacando por su decoración el hueco central. El correspondiente al segundo nivel se enmarca entre dobles pilastras y un alto entablamento roto por un escudo sobre tardías rocallas con corona abierta por timbre y un jarrón de lirios entre rosetas en el campo. Por su parte, el vano central del tercer cuerpo se corona por un frontón triangular que sostienen dos pilastras cajeadas. Este paramento queda protegido por una saliente cornisa en forma de gola, sobre la que asoman tres mansardas de evidente influencia francesa. Las torres laterales poseen un pequeño balcón en cada altura.